Adeptos

domingo, 22 de junio de 2014

La importancia de una postura correcta

Buenas tardes, queridos monstruos. 

Que mantener una postura correcta es esencial lo sabemos todos. Pero ¿lo hacemos? 
Por desgracia, no. Los malos hábitos posturales (de los cuales tengo que admitir que soy una víctima absoluta y nefasta) suelen aparecer a una edad muy temprana (¿no recordáis esas posturas imposibles que adoptabais en la silla del cole por culpa del aburrimiento de pasar tantas horas sin moveros), y si se combinan con algún tipo de malformación de nacimiento pueden derivar en problemas más graves como desviaciones de la columna, contracturas, la aparición de una joroba...soluciones: del ortopedista al laboratorio de Frankenstein. 



Bromas aparte, además de ser un problema muy serio y doloroso a nivel salud, nuestra postura también tiene otro aspecto: el aspecto visual. Me explico. 

Hace tiempo que quería hacer una entrada sobre este tema, sobre cómo afecta nuestra postura a nuestra imagen, pero no tenía muy claro cómo ilustrar lo que quería resaltar. Pero, por suerte, esta semana he dado con este artículo, que habla de la iniciativa emprendida por la fotógrafa Gracie Hagen. Esta iniciativa se llama "Las ilusiones del cuerpo: ¿por qué el enconvarnos nos hace poco atractivos?", y consta de una serie de parejas de fotos en las que aparecen tanto hombres como mujeres de diversas etnias y culturas, ambas fotos con la misma iluminación, fondo y plano. Sin embargo, en una de ellas la figura ha adoptado una postura erguida, grácil y favorecedora, la que veríamos en un catálogo de publicidad, y en la otra una retraída, encorvada y dejada. Os dejo un par de ejemplos:




Me ha parecido un proyecto la mar de interesante (aquí podéis ver su descripción completa en la web de la creadora y adquirir el libro), porque nos enseña lo que una mala colocación de nuestra columna hace a nuestro tipo corporal, todos barrigudos, cargados de espaldas y faltos de gracia. Al mismo tiempo, nos demuestra que asociamos ciertas características, ciertos comportamientos y valores con una postura u otra; mientras que las personas de la izquierda parecen seguras de sí mismas, hermosas, determinadas, incluso misteriosas, las de la derecha transmiten inseguridad, rechazo, incomodidad...incluso nos parecen menos atractivas, pese a que sepamos que son la misma persona. Y esto se debe a que damos por hecho que las personas que mantienen la frente alta y sacan pecho (y, ejem ejem, meten tripa) son más seguras de sí mismas.

Existen mil y un consejos para desarrollar una postura más sana y favorecedora: desde el clásico caminar con libros sobre la cabeza a imaginarnos que pendemos de un hilo que nos tira desde la coronilla, o sencillamente no cruzar las piernas al sentarnos...Lo primero es detectar si hay un problema en nuestra postura, si notamos molestias al dormir, al hacer deporte, al sentarnos de una manera en concreto (especialmente si es durante un largo periodo de tiempo); quizás acudir a un especialista si pensamos que puede ser algo grave y ponerle remedio lo antes posible. Lo importante es concienciarse de la importancia que este asunto tiene y desarrollar nuevos hábitos. 

¿Y vosotros qué? Fijaos bien, ¿qué transmite vuestra postura?
Ruth

1 comentario:

  1. Cuanta razón!! Lo que cambia una mejorando la postura!! Yo lo intento, aunque muchas veces se me olvida... Estuve años encorvada debido a la timidez y aun me cuesta hoy en día sacar pecho y echar los hombros atrás...

    ResponderEliminar